Hay que guardarse bien de un agua silenciosa, de un perro silencioso y de un enemigo silencioso. - Proverbio judío