Después de los setenta, si te despiertas sin dolores es que estás muerto. - Joseph Heller