La paciencia comienza con lágrimas, y, al fin, sonríe - Ramón Llull