Lo escrito permanece - Domingo Faustino Sarmiento