Lo que hace tan agudo el dolor de los celos, es que la vanidad no puede ayudar a soportarlo. - Stendhal