Nadie puede aterrorizar a toda una nación, a menos que todos nosotros seamos sus cómplices. - Edward R. Murrow