Para gozar el favor del público no ayuda tanto tener un par de ojos propios como estar previsto de un par de lentes ajenos, que hagan ver a los hombres y a la vida de una cierta manera y de un determinado color, como quiere y exige la moda y el gusto corriente del público. - Luigi Pirandello