La huella de un sueño no es menos real que la de una pisada - Georges Duby