Una mujer llega a la convicción de que es amada, más por lo que adivina, que por lo que le dicen. - Ninon de Lenclos