Alabo a la Fortuna mientras dura; mas cuando se aleja sacudiendo sus ligeras alas renuncio a sus dones, me refugio en mi propia virtud y voy al encuentro de la desheredada pobreza. - Horacio