La verdad no necesita el oropel de la retórica - Thomas Middleton