Un rostro silencioso con frecuencia expresa más que las palabras - Ovidio