La adulación lo vence todo. Si el animal más bravo entendiese nuestro lenguaje, sólo con decirle "Que bonito eres, animal pero ¡que bonito!" ya estaría domesticado. - Jacinto Benavente