Si conociéramos el último porqué de las cosas, tendríamos compasión hasta de las estrellas - Graham Greene