No hay medicina para el miedo. - Proverbio escocés