El afán, aun de las cosas muy buenas, debe ser templado y reposado - Cicerón