Vivir para los demás no es solamente una ley de deber, sino también ley de felicidad. - Auguste Comte