Jamás es perdido el bien que se hace - François Fénelon