Quien deja vivo al ofendido, ha de temer siempre a la venganza - Francisco de Quevedo