Es necesario tener el apetito del pobre para gozar la fortuna del rico. - Conde de Rivarol