De modo que, sí no cabe que lo que siempre existe no exista en algún momento, es imposible también que sea generable - Aristóteles