Que cada cual sondee su conciencia, y hallará que sus intimos deseos, en general, nacen y medran a expensas del prójimo. - Michel de Montaigne