El reloj no marca nunca las horas para los dichosos - Friedrich von Schiller