La indolencia, como la herrumbre, descansa más aprisa que el trabajo - Benjamin Franklin