Al cabo de seis horas pedaleando al límite, se siente paz - Lance Armstrong