Pesa las opiniones, no las cuentes - Séneca