El gobernante de un pueblo no hallará medio más fácil para conquistar su simpatía que una vida austera y morigerada - Cicerón