En el naufragio de la borrachera el amor propio es el único sentimiento que consigue mantenerse a flote - Honoré de Balzac