En una palabra: hay que portarse como si uno estuviera en el cielo, donde no hay vagones de tercera ni reservados, y donde una alma es tanto como la otra. - George Bernard Shaw