La falsa utopía de un mundo perfecto se hundió hace unos días en un baño infecto - Fito Páez