Observar las disciplinas humildes. Fidelidad en las pequeñas cosas - Marguerite Yourcenar