No somos responsables de las emociones, pero sí de lo que hacemos con las emociones - Jorge Bucay