La educación de las mujeres hasta aquí podría llamarse, sin mucha violencia: Arte de perder el tiempo. - Concepción Arenal