La templanza y el trabajo son los dos verdaderos médicos del hombre; el trabajo aguza su apetito, y la templanza le prohibe abusar de él. - Jean-Jacques Rousseau