Nunca contestes a una palabra airada. Es la segunda la que provoca la riña. - Confucio