El bien y el mal no existen en si mismos, y cada uno de ellos es sólo la ausencia del otro - José Saramago