Las decisiones de Dios son misteriosas, pero siempre a nuestro favor - Paulo Coelho