Cuanto menos piensa el hombre, más habla - Montesquieu