Los perros, de cierto, ladran a quien no conocen - Heráclito