Ninguna culpa se olvida mientras la conciencia lo recuerde. - Stefan Zweig