Nada puede curar el alma salvo los sentidos, del mismo modo que nada puede curar los sentidos salvo el alma. - Oscar Wilde