El alma descansa cuando echa sus lágrimas; y el dolor se satisface con su llanto. - Ovidio