Los sentimientos y las costumbres que son la base de la felicidad pública se forman en el hogar doméstico - Conde de Mirabeau