No existe fortaleza alguna, por más defendida que esta esté, que no pueda conquistarse con dinero - Cicerón