Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado? - Jesús De Nazaret