Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento y muera el que no piense como yo. - Voltaire