La constancia de la veleta es cambiar - José Bergamín