Una cosa no es justa por el hecho de ser ley. Debe ser ley porque es justa - Montesquieu