Nada precisa de ser reformado tanto como las costumbres ajenas - Mark Twain