Si estoy en ayunas, el más pequeño disgusto me desespera; pero cuando he comido bien, tengo el alma tan serena y fuerte que las más grandes contrariedades no pueden doblegarla. - Jean-Baptiste Poquelin, Molière